Cómo introducir más verdura en mi plato

Ya sabes que los vegetales deben estar muy presentes en cada comida y cena que hagas. Al menos la mitad de tu plato debería ser verdura. Pero en ocasiones recurrimos a preparaciones rápidas y con uno o dos ingredientes y los vegetales se quedan fuera de las primera opciones que se nos ocurren. Te propongo unos cuantos consejos para que te sea más fácil introducir verduras en tu plato sin tener que pasar horas en la cocina. ¡Vamos a verlo!





Conservas: los botes de conservas puedes ser una buena alternativa cuando no hay tiempo. Unas judías verdes, acelgas, espárragos, alcachofas. Tan sencillo como abrir, escurrir y calentar unos minutos en el microondas. Puedes añadir un poco de aceite de oliva virgen y limón, alguna espacia que te guste, como pimentón o curry.



Congeladas: las verduras congeladas te pueden salvar más de una comida o cena cuando tienes sólo 10 minutos. Unas setas salteadas, menestra, guisantes rehogados, alcachofas al horno, brócoli al vapor, habitas con cebolla picada en la sartén, champiñones al ajillo. Tendrás en pocos minutos sin tener que lavar, pelar y cortar.


Crudos: las ensaladas completas siempre son una buena alternativa. La base ha de ser vegetal: hojas (lechigas, canónigos, rúcula), tomate, zanahoria rallada, pimiento, cebolleta.






Verduras asadas: meter varios tipos de vegetales al horno durante 30 minutos a 180 grados. Berenjena, pimientos, cebolla, puerro, zanahoria, calabacín, coliflor, tomate, champiñones. ¡Todas quedan buenas! Se pueden comer frías, tipo escalivada aliñada con aceite de oliva virgen sal vinagre, o calentarlas en el microondas. Como prefieras.


Crudités: unos palitos crudos para acompañar tus patés vegetales (humus, champiñones, zanahoria y nueces, etc). Puedes hacerlos de zanahoria, apio, pepino, calabacín, calabaza, pimiento rojo.




En guisos: se pueden trocear y cubrir de agua hasta que queden blanditas. Con un poco de sal y aceite de oliva virgen y las especias que te gusten: pimienta, clavo, cominos, curry, pimentón. A este guiso le puedes añadir la proteína que te guste.


Patés vegetales. A base de pimientos asado y nueces, champiñones y cebolla, berenjena, zanahoria cocida y nueces, tomate seco y anacardos, guacamole, etc.



Paté vegetal de calabacín y pipas. (receta)




Ya ves que es muy fácil, tan sólo debes tener en casa los ingredientes y planificar qué vas a comer los próximos días. ¡Nos vemos en el siguiente artículo!


Blog de nutrición y deporte

Entradas recientes
Buscar por tags