Beneficios de practicar hipopresivos.

Seguramente has oído hablar muy bien de ellos pero no sabes exactamente que tipo de entrenamiento es. Los beneficios de su práctica se extienden más allá de la recuperación tras el parto, incluso más allá del entorno de la mujer. Vamos a repasar los más evidentes para que sepas a lo que vas cuando te apuntes a clases de hipopresivos.


Excelente método post parto: Por su capacidad para devolver el tono al suelo pélvico, reactivar un maltratado músculo transverso, reducir la diástasis abdominal y compensar la exigencia postural de criar a un bebé.


Mejora la función respiratoria: Los músculos inspiradores y espiradores son entrenados y potenciados. Esto soluciona o alivia problemas de asma y mejora la captación y el aprovechamiento del oxígeno.


Sexual: Es una consecuencia directa del incremento de la vascularización y de la gran mejora del tono del suelo pélvico. Aumentan las sensaciones y funciones sexuales, así como el control de nuestros órganos genitales.


Aumenta el rendimiento deportivo y previene lesiones: Aumenta la vascularización de los tejidos, entrena la musculatura respiratoria e incrementa la captación de oxígeno, consigue una mejora postural y biomecánica y aumenta el número de glóbulos rojos. El trabajo de streching miofascial, así como la neurodinamia ayuda a recuperar para poder asumir nuevas sesiones y prevenir lesiones.


Soluciona y previene la incontinencia urinaria: El aumento del sostén que hace un suelo pélvico con tono y competente, así como la recolocación de la vejiga son algunas de las explicaciones.


Previene hernias: Los hipopresivos aumentan el tono muscular de la faja abdominal evitando que los lógicos aumentos de presión de los esfuerzos, la tos, los deportes, provoquen hernias al encontrar puntos de tejido conjuntivo débil.


Soluciona y previene la caída de órganos internos: La aspiración que se provoca dentro del abdomen hace que el tejido conjuntivo que une estos a la cavidad abdominal recupere su tono natural y no permitirá vuelvan a caer.


Reducción del perímetro de la cintura: Se consigue reprogramar la faja abdominal, esto significa que, al provocar un reflejo por el cual la tripa “se mete sola”, actuamos sobre las fibras tónicas o involuntarias de la faja abdominal en vez de sobre las fásicas o voluntarias. De este modo el perímetro de tu cintura se verá reducido entre un 4% y un 8%.


¿Quieres empezar a entrenar hipopresivos? Contacta con nosotros y arrancamos enseguida.


info@hoyempiezo.es

Entradas recientes