El mejor postre: fruta fresca