Salud en el trabajo

Una empresa saludable es aquella en la que la organización promueve unos hábitos y un entorno orientados a mejorar la salud, la seguridad y el bienestar de los empleados. Para que tenga éxito la iniciativa, este plan debe estar integrado con la actividad principal de la empresa y no chocar con él.



Primer punto positivo que vemos: para que funcione se tiene que dar la colaboración e implicación de toda la organización. De nada sirve la inversión en tiempo y recursos que hará la empresa si esta herramienta tan útil va a quedar aparcada y en desuso como una moda cualquiera por la falta de adherencia del personal. ¿Qué mejoras habrá si lo sigen solo quienes ya cuidan su cuerpo y mente? De nada sirve que los trabajadores se esfuercen en mejorar sus hábitos si la empresa no va más allá de la implantación de un plan. ¿Se motivará la gente a seguir actividades si esto les va a suponer salir una hora más tarde? ¿Se considerará sagrado el horario de actividades o se alterará constantemente con reuniones?

Segundo punto positivo: La intención es que estos hábitos se conviertan en un modo de vida y se hagan extensivos más allá de la 8 horas de la jornada laboral.


¿Qué beneficios obtendrá una empresa saludable?


  • Mejorar la salud, bienestar y seguridad de los empleados reducirá la accidentabilidad y las enfermedades. Las relacionadas con los trastornos musculo esquelético son la primera causa de enfermedad profesional y baja en España. Unos consejos nutricionales sencillos y una base de menús saludables, un simple programa de higiene postural, una pauta de 15’ de estiramientos durante la jornada laboral harían maravillas.

  • Mejorar la motivación de los empleados. Importantísimo. Que la empresa se preocupe por su gente hará que estos se sientan valorados, que no maldigan los lunes por la mañana y que de algún modo quieran corresponder la ganancia en bienestar que están notando. ¡Qué mejor que un empleado comprometido! El

beneficio para la empresa es claro: mayor productividad y menos rotación en sus plantillas.

  • Con la formación de grupos (yoga, hipopresivos, club de corredores, estiramientos, talleres de cocina, etc.) se promueve un entorno divertido, colaborativo y, ¿por qué no? competitivo.

  • El concepto “Empresa Saludable” se extiende cada vez más. Se asocia a una organización joven, activa, justa y comprometida con sus empleados. En definitiva otro beneficio de pasar a ser Empresa Saludable es la mejora de imagen corporativa a ojos de posibles inversores, talentos buscando empleo, clientes, etc.


Si quieres implementar alguna acción saludable en tu empresa, ponte en contacto con nosotros. Podemos ayudarte a mejorar los hábitos de la plantilla con planes adaptados según las necesidades planteadas.


Si te ha gustado este artículo suscríbete a nuestra newsletter para estar al día en temas de nutrición y deporte. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook, Instagram y Twitter. ¡Hasta pronto!

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
Formulario de contacto