Crossfit + Hipopresivos: buena combinación.



El Crossfit es una modalidad deportiva que gana adeptos cada día. Es adictivo, muy variado y cada WOD significa un autentico reto. Trabaja con movimientos de halterofilia, powerlifting y gimnasia deportiva: Peso muerto, sentadilla y snatch con sus versiones, cleans, jerks, trabajo con anillas, kettlebell, etc. Además otros ejercicios que implican saltos y rebotes como saltos a la comba/double unders, pliometría, burpees, etc. y flexiones de columna (crunch abdominal, hollow rock o GHD. Existe una variante muy interesante, el Crossfit Endurance, orientada a los deportes de resistencia, sobre todo correr.


Prácticamente todos los movimientos del Crossfit son HIPERPRESIVOS con las consecuencias negativas que esto implica. No quiero convencer a nadie de que deje de practicarlo. Me encantaría colaborar a equilibrar la balanza HIPO-HIPER.

Espero seduciros con estos argumentos. Pide a tu box que incorpore esta actividad o bien busca un Instructor Certificado Low Pressure Fitness.


Así pueden ayudaros los HIPOPRESIVOS:


1. Crecimiento axial. Levantar peso, saltar de forma repetida o hacer crunches abdominales comprime o desplaza los discos intervertebrales a nivel lumbar. Uno de los principios de los Hipopresivos es el crecimiento axial. Descomprimir los discos después de entrenar con la autoenlongación de la columna prevendrá protusiones o hernias.


2. La activación de la cintura escapular por la decoaptación de hombros (separación, descompresión). Las clavículas, las escápulas y los músculos relacionados con estos huesos dan consistencia y estabilidad al complejo articular del hombro. Repetir levantamientos sin control de cargas medias-altas por encima de la cabeza es garantía de lesión. La decoaptación voluntaria activa serratos, dorsales, romboides (en su función de aducción de escápulas). En definitiva, crea nuevas conexiones neuronales entre el cerebro y los músculos que dan estabilidad al hombro. Más control y más movilidad. Además esa descompresión del hombro previene el temido pinzamiento del manguito de rotadores que te puede dejar sin entrenar una buena temporada.


3. Restan presión en la cavidad abdominal y tonifican de forma muy eficaz el suelo pélvico. La presión tiende a escapar del cuerpo y hace fuerza en todas direcciones: empuja los discos vertebrales hacia fuera, presiona el suelo pélvico haciéndolo incompetente y provocando incontinencia urinaria e incluso futuros prolapsos de vejiga, vagina, útero, uretra o recto. También busca salida por tejidos conjuntivos débiles como la línea alba, el ombligo o la zona inguinal provocando hernias y diástasis abdominal.

Os dejo un vídeo que despertó bastante polémica en su día. Algo que puede llegar a ser muy limitante como la incontinencia urinaria se asume como un daño colateral. Estas chicas entrenan y compiten a un alto nivel pero sea cuál sea el tuyo, los efectos están ahí:

https://www.youtube.com/watch?v=UKzq1upNIgU


4. Stretching miofascial. La parte postural incluye normalizar las tensiones fasciales en cada una de las posturas pautadas. Colabora a la prevención de contracturas y lesiones así como a mejorar la movilidad. En el caso del Crossfit es capital tener buen ROM (range of movement) en las articulaciones del hombro y cadera.


5. Mejora del patrón ventilatorio y moviliza el diafragma. La parte respiratoria incluye inhalar y exhalar de forma consciente y rítmica. El diafragma, el principal músculo respiración, tiene funciones importantes para el Crossfit como ser bomba del aparato circulatorio y linfático. Ayuda a renovar la sangre del hígado y otras vísceras abdominales y a movilizar el ácido láctico producido al entrenar. Colabora así a una mejor recuperación.


6. La apnea hace que el organismo se adapte y sea capaz de transportar más oxígeno en la sangre, mejora los valores de hemograma sanguíneo (aumenta el hematocrito). Mejora la resistencia a la desaturación de oxígeno. Todo esto se traduce en un mejor rendimiento deportivo.


7. “Reprogramación” de la faja abominal. Los hipopresivos actúan sobre las fibras tónicas. Con entrenamiento se recupera el reflejo involuntario por el que la musculatura abdominal se coactiva sola ante un estímulo como puede ser levantar peso, un impacto lateral o estabilizarnos tras un salto. El objetivo es proteger la columna y estabilizarnos. ¿Te suena? Trabajo de CORE.


8. Son una interesante vuelta a la calma porque regulan el sistema neurovegetativo y “tranquilizan” al sistema simpático sobreestimulado con el entrenamiento.


¿Quieres probarlos? No dudes contactar con nosotros - info@hoyempiezo.es

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
Formulario de contacto